top of page
roberta-sorge-uOBApnN_K7w-unsplash.jpg

Aceite

La provincia de Jaén aporta aproximadamente el 20% de la producción aceitera de oliva de todo el mundo y el 50% de la española. Los más de 60 millones de olivos son seña de identidad inequívoca, no sólo de la gastronomía jiennense, sino de la cultura, el paisaje y la forma de vida de sus gentes. El aceite de oliva es el emblema cultural de una población que trabaja permanentemente por ensalzar la exquisitez, la calidad y las propiedades saludables de este producto.

 

El aceite de oliva es hoy sinónimo de excelencia y salud. Es uno de los alimentos fundamentales de la dieta mediterránea y otorga un toque de distinción a cualquier plato de nuestra cocina. La cocina jiennense tiene en el aceite de oliva virgen extra de la variedad picual, el elemento integrador de una gastronomía sorprendente y natural que se manifiesta a través de los muchos platos elaborados con las verduras de sus huertas; con las carnes de caza, que aquí llaman de “monte”y con los pescados de los ríos de montaña. Potajes y dulces conventuales de una gastronomía casi mística; guisos farináceos en los que sus recetas tradicionales son matizadas con sugestivos nombres propios: Andrajos, harapos, calandrajos, guiñapos, galianos y talarines. Desayunos molineros de pan preñado de aceite de oliva virgen extra. Y, sobre todo, un sublime tapeo, que tiene su más alta expresión en ciudades como Jaén y Linares, con la peculiaridad de que en toda la tierra jiennense la tapa va incluida en el precio de la bebida.

03-aceite.jpg
ACEITE GUARDIAN.jpg
espacio publi copia.jpg
05-picualia.jpg
HACIENDA LOS POYOS.jpg
espacio publi copia.jpg
bottom of page